Convenios:

 

1.- Concepto: Podríamos definirlo como aquel acto de consenso dirigido a servir el acuerdo[1].

2.- Patrón común: Tras analizar las distintas figuras de consenso existentes en el ordenamiento jurídico, entiendo que esta figura del convenio no es un acuerdo y que participa de los siguientes rasgos que identifican un patrón de comportamiento diferente:

 

  1. Pueden darse antes del acuerdo, simultáneamente con el mismo o con posterioridad.

 

  1. Pueden ser las mismas partes que en el acuerdo o menos.

 

  1. Pueden ser remunerados o no.

 

  1. Pueden mezclarse con el acuerdo (como ocurre en los accesorios) o no (como en los instrumentales).

 

Si se mezclan, la secuencia gráfica sería la siguiente, tomando como ejemplo la fianza:

 

 

  1. Si se unen, crean una sola deuda con diferentes prestaciones de cada una de sus partes.

 

  1. Puede concurrir más de un convenio al mismo tiempo (e preparatorio y accesorio).

 

  1. El accesorio desaparece, el preparatorio e instrumental no.

3.- Tipos:

  1. A) Si son convenios:

 

  1. Los preparatorios: colectivos, capitulaciones matrimoniales o el convenio arbitral (éste último, a diferencia del acuerdo de compromiso)[2].

 

  1. Los instrumentales: sociedad y mandato.

 

  1. Y los accesorios: fianza, hipoteca, prenda y anticresis.

 

 

  1. B) No merecen, por el contrario, tal calificativo: a. ni el mal denominado convenio de quita y espera b. ni el falso convenio regulador, por no reunir alguno de los patrones recogidos en el aptdo 2º.

[1] Consensu convenire intellegitur (Paulo, D. 2.14.2pr.): Se conviene por el consentimiento.

 

[2] VERDERA SERVER, Rafael: “El convenio arbitral”, Ed. Thomson Reuters, 2.009, pág. 30: “Incluso terminológicamente la Ley de 1988 supone un cambio, cual es la introducción de la expresión “convenio arbitral”.